José Martí nos enseña que quien resiste con perseverancia acaba trinfando

TRES HEROES - José Martí

Hay hombres que viven contentos aunque vivan sin decoro. Hay otros que padecen como en agonía cuando ven que los hombres viven sin decoro a su alrededor. En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que les roban a los pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana. Esos hombres son sagrados.




Un hombre solo no vale nunca más que un pueblo entero; pero hay hombres que no se cansan, cuando su pueblo se cansa, y que se deciden a la guerra antes que los pueblos, porque no tienen que consultar a nadie más que a sí mismos, y los pueblos tienen muchos hombres, y no pueden consultarse tan pronto. Ese fue el mérito de Bolívar, que no se cansó de pelear por la libertad de Venezuela, cuando parecía que Venezuela se cansaba.



miércoles, 7 de diciembre de 2011

2011, comienzo del fin de régimen



La victoria del PP en las recientes elecciones del 20 de noviembre de 2011 no es ni buena ni mala; simplemente era inevitable. Es el fin del ciclo histórico que comenzó otro 20 de noviembre de hace 36 años. No ganó el PP, sino que se hundió el PSOE, al haber caducado la misión histórica que la socialdemocracia había asumido: la implantación y mantenimiento del estado del bienestar.

El sistema capitalista y el estado del bienestar no eran antagónicos, sino complementarios. El sistema capitalista necesitaba paz social, una amplia base de consumidores satisfechos, y la demanda de bienes y servicios que representaba el estado, para continuar creciendo; el estado del bienestar necesitaba que hubiera crecimiento para recuadar impuestos (cada vez menos) o para vender deuda pública (cada vez más). En su fase terminal, el sistema capitalista termina por socavar la propia base sobre la que se sostiene. Los mercados consideran que los mismos estados que garantizan los depósitos bancarios, y que están dispuestos a rescatar a los bancos insolventes a costa de lo que fuera, ya no son lo suficientemente solventes como para que merezca la pena seguir comprando su deuda, y les exigen garantías leoninas. “La economía no volverá a la senda del crecimiento hasta no que no se hagan ajustes estructurales”, es el mantra que repiten. El 12 de mayo de 2010, fecha en la que el señor Rodríguez Zapatero anunció su programa de recortes “para calmar a los mercados” y sacó el Real Decretazo-Ley correspondiente es el día, no sólo de su rendición como estadista, sino de la constatación del fracaso histórico de la socialdemocracia; el 20 de noviembre de 2011 el PSOE no hizo más que cosechar los frutos.
La otra fecha que marca el fin de ese ciclo histórico de 36 años es la del 1 de septiembre de 2011, día en que el PPSOE rompió el consenso sobre el que se basaba el estado de las autonomías, la otra pata que sostenía el régimen construido durante la transición.La reforma constitucional acordada para los 17 estados de la zona Euro por la señora Merkel y el señor Sarkozy en la reunión que tuvieron el 15 de agosto de 2011, trasladada por sorpresa por el señor Rodríguez Zapatero el 23 de agosto ante el parlamento reunido de urgencia en periodo vacacional sin que la conociera previamente ni su propio gobierno, y votada el 1 de septiembre por los parlamentarios del PPSOE de forma sumarísima, sin admisión de enmienda alguna y sin posibilidad de someterla a referendum, además de un acto de vasallaje no visto en España desde los tiempos de Godoy, es un golpe de estado contra las comunidades autónomas. Según el texto dictado por Merkozy y aprobado por el PPSOE:
"El Estado y las Comunidades Autónomas no podrán incurrir en un déficit estructural que supere los márgenes establecidos, en su caso, por la Unión Europea para sus Estados Miembros (…) El Estado y las Comunidades Autónomas habrán de estar autorizados por Ley para emitir deuda pública o contraer crédito (…) Los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta. (…) El volumen de deuda pública del conjunto de las Administraciones Públicas en relación al producto interior bruto del Estado no podrá superar el valor de referencia establecido en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea”

Falta ahora la segunda parte: que se constate el fracaso del ultraliberalismo, dejado a sus anchas y sin cortapisa alguna, para sacar al mundo, y a España en particular, de la crisis sistémica; para rescatar al sistema financiero (y de paso al sector inmobiliario) sin que su peso haga zozobrar al conjunto de la economía, o alternativamente para dejarlo hundirse (resistiendo las presiones de Alemania y Francia, acreedores finales) sin que arrastre al resto.

El PP es también parte de la casta responsable del desastre actual. Lo más granado del PP forma parte de los consejos de administración de la cajas de ahorro de las comunidades autónomas, diputaciones y ayuntamientos que controla. Donde el PP gobierna el despilfarro público no tiene nada que envidiarle al de los demás partidos. La burbuja inmobiliaria comenzó a ser inflada por el primer gobierno del señor Aznar (¿No recuerdan al señor Alvarez-Cascos diciendo que los pisos subían de precio porque los españoles eran capaces de pagarlos?), el señor Rodríguez –Zapatero no hizo más que continuar la inercia. Toda medida seria contra la crisis que el PP se vea obligado a tomar lo acabará perjudicando en sus propias carnes, y será causa la defección de la base social que lo votó masivamente y que aún espera el milagro dela multiplicación de los panes y los peces.

Véase cómo las críticas más duras que ya ha comenzado a recibir el señor Rajoy no le vienen de la izquierda, sino de su derecha. El profesor Roberto Centeno advierte al señor Rajoy que rescatar a la banca a costa del erario, mediante la creación de un “banco malo” que se coma los pufos, es “una canallada histórica”:
¿Saben ustedes lo que es un “banco malo”? Para que lo entiendan con claridad, “banco malo” es hambre, dolor, miseria y desesperación para millones de familias españolas. El “banco malo” consiste en crear una entidad financiera que compre a valor contable o similar todos los activos dañados o tóxicos de las entidades con problemas, es decir, todas, para que estas puedan seguir operando como si no hubiera pasado nada. El banco vendería después estos activos por lo que pudiera y asumiría la pérdida. ¿Qué pérdida? 100.000 o 150.000 millones de euros. Dicen los interesados y sus plumas mercenarias, que se utilice el dinero que nos va a prestar el FMI o el Fondo Europeo de Estabilidad, como si eso no fuera dinero de los españoles.
Ese dinero es para las pensiones, para los parados, para la sanidad, para la dependencia y robárselo a éstos, porque de un robo se trata, y regalárselo a los bancos, es condenar a la miseria a millones o a morirse en los pasillos de la sanidad porque no hay dinero para operarles. Eso es el “banco malo”, lo vistan como lo vistan, una canallada histórica.
Las condiciones para el cambio ya están dadas, la base social que apoya al PP es menor que la suma de todos los descontentos, si sabemos interpretar los números electorales por lo que realmente demuestran, e irá inevitablemente menguando según vaya aumentando la escora de este Titanic en el que estamos embarcados.


jueves, 3 de noviembre de 2011

A la concejal de servicios sociales en el ayuntamiento de Candelaria le van a subir el sueldo un 26%, mientras el ayuntamiento tiene un desfase de 4.853.808 €.



El grupo de gobierno del PSOE en el ayuntamiento de Candelaria (Tenerife) aprobó en el pleno del pasado 27 de octubre de 2011 un aumento en un 26% de la retribución de la concejal Olivia Pérez, que pasa a cobrar 10.000 euros más al año. Su sueldo de concejal estaba en 38.700 euros al año, más dos pagas extras, y ahora queda en 48.000 euros, con lo que se equipara a lo que percibiría como ATS en el Servicio Canario de Salud, puesto que la esforzada señora dejó hace 10 años para servir a la ciudadanía como concejal de Servicios Sociales con dedicación exclusiva.
Los desconsiderados concejales de la oposición votaron en contra y afirmaron que la medida "es inmoral en los tiempos de crisis que corren, máxime cuando en el plan de saneamiento se baraja una reducción de los gastos de personal", que la señora "es una privilegiada porque tiene un empleo al que puede volver", advirtiéndole que "a la política se viene de manera voluntaria y sin esperar nada a cambio" y que si pierde dinero, puede volver a su empleo como funcionaria de la Comunidad Autónoma.
La concejal Olivia Pérez, ofendida porque calificaran su petición de inmoral, explicó que "el próximo año se cumplen 15 años de cotización y pretendo regularizar mi situación" y que ella podía mirar directamente a la cara a los usuarios de los Servicios Sociales, porque "no he robado (…) el sueldo no me lo he puesto yo, sino que me lo he ganado superando dos oposiciones".
Doña Olivia tiene su propio concepto de lo ético y de lo moral (apoyado por una mayoría de 11 votos de los concejales del PSOE), como otros podemos tenerlo distinto. En lo que todos coincidiremos es que ni es estético el asunto, ni es oportuno el momento en que se plantea.
En la misma sesión se trató precisamente del Plan de Saneamiento Municipal, al que un informe desfavorable del señor interventor municipal relativo a la liquidación del presupuesto del año 2010 (cerrado en septiembre de 2011) obliga a actualizar. La cantidad que seguramente le quita el sueño al señor concejal de hacienda es la de -4.853.808 €; es el remanente de tesorería negativo con el que se cierra el presupuesto de 2010 es decir, la diferencia entre los gastos urgentes a los que debe hacer frente el ayuntamiento y los ingresos realmente disponibles a corto plazo. El ayuntamiento tiene fondos líquidos de 2.857.528 € y sus deudores le deben 8.393.569 €, contra 2.384.270 € que debe a sus acreedores. Los problemas son dos:
  •  de lo que le deben, 4.721.530 € son de dudoso cobro (impuestos y tasas municipales anteriores a 2005 que no fueron debidamente reclamadas en plazo, o subvenciones de las que se dice tener derecho pero que no se han cobrado);
  •  hay 8.999.105 € de exceso de financiación afectada es decir, préstamos y subvenciones ya percibidos vinculados a obras que no se han ejecutado todavía, cuyo importe se destinó a otras finalidades, pero se han justificar “antes del primer semestre”; de ésta, unos 2 millones eran una subvención para ejecutar el CTCAN Centro Tecnológico de Candelaria, otros 4 eran del Fondo Estatal de Inversión Local para diversas obras, y el resto proceden de convenios urbanísticos con particulares.
El plan presentado por el concejal de Hacienda especula con que aún pueden pedir prestado porque cumplen el ratio de endeudamiento, lo que es falso. El interventor en su informe calcula una deuda a largo plazo de 18.008.454 €, lo que representa el 85% (y no el 56%) de los ingresos anuales (derechos netos) que para 2010 fueron de 21.196.176 €. El tope de endeudamiento a largo es del 70% para tener derecho al Fondo Canario de Financiación Municipal, y del 75% para poder pedir préstamos en virtud de lo dispuesto en el Real Decretazo-Ley 8/2010 de 20 de mayo. El engaño está en que sólo cuentan como deuda a largo los 11.880.893 que deben a entidades financieras, pero no la deuda extrapresupuestaria.
La deuda extrapresupuestaria, que no consta en las cuentas del ayuntamiento, es cifrada por el interventor en su informe como sigue:
  • Avales a las entidades dependientes del ayuntamiento Entidad Pública Empresarial de Gestión de Empresas y Servicios Públicos de Candelaria EPELCAN y Empresa de Inserción Sociedad Municipal de Viviendas y Servicios Municipales, que ascienden a 4.255.131 €. Son avales concedidos a insolventes. El interventor informa negativamente las cuentas de ambas sociedades porque sus ratios de liquidez y de solvencia son demasiado bajos, el fondo de maniobra es negativo en el caso de la empresa de inserción, están descapitalizadas porque sus fondos propios en relación con los ajenos son irrisorios, se sostienen mayoritariamente con transferencias corrientes desde el ayuntamiento (de ahí que este capítulo haya aumentado) y no han cancelado sendos préstamos de 450.000 a pesar de que el Real Decretazo-Ley 8/2010 de 20 de mayo les obligaba a ello. Las cuentas de EPELCAN tienen rarezas como que el exigible a corto a sus clientes sea negativo por importe de -207.322. Son empresas que para no quebrar precisan ser subvencionadas continuamente, pero si se las deja, hay que pagar los avales.
  • Aval para un préstamo a corto de 900.000 €
  • Aval para viviendas de 335.513 €
  • Devolución de tributos percibidos de más al Estado por 1.872.429 €
Se planea ahorrar principalmente a base de recortar personal, eufemísticamente “Plan de ordenación de recursos humanos” y mediante la implantación de una “Dirección pública profesional”. Se da la circunstancia de que a los funcionarios ya les fue aplicado el recorte del 5% previsto en el Real Decretazo-Ley 8/2010 de 20 de mayo, lo que permitió generar un superavit de casi un millón de euros, aunque insuficiente por lo que llevamos visto.
Se planea recortar las transferencias, pero eso supondría dejar quebrar a las entidades dependientes, y por tanto que hayan de ser ejecutados los avales. Paradójicamente en un análisis DAFO incluido en el plan se pone a los ingresos percibidos por la empresa de inserción como una fortaleza, y a EPELCAN como una oportunidad.
No se dice con qué fondos se van a ejecutar esas obras pendientes financiadas por el FOMIT o la obra del CTCAN. En la página 15 del documento presentado se alude a la posibilidad de contratar una póliza de endeudamiento a corto plazo para hacer las obras pendientes, pero sin explicitar cantidad, condiciones ni plazos, ni siquiera si se va a pedir. En el punto tercero del acuerdo se faculta al alcalde “para la realización de cuantas actuaciones considere necesarias en aplicación del presente acuerdo”, lo que puede interpretarse como carta blanca para que se endeude más pero sin decir por cuánto ni de qué forma.
El plan descansa en la suposición (página 21) de que “en el próximo ciclo de crecimiento económico se generen los recursos necesarios para el mantenimiento de las políticas sociales y un mayor nivel de inversión que propicie una mayor igualdad social y asegure la competitividad del municipio”. De hecho en los cuadros se prevé que los ingresos comiencen a aumentar de nuevo. Por otra parte El PGO del municipio prevé suelo urbano o urbanizable para una población triple que la actual (84.400 habitantes frente a los 27.000 actuales), y todos los planes sobre futuras dotaciones e infraestructuras del municipio descansan sobre el supuesto de que los promotores futuros harán sus cesiones y ejecutarán su parte cuando les toque urbanizar lo suyo. Habría que explicar que un plan realista es el que parte de la base de que la crisis es sistémica y ya no volverá a haber crecimiento, que hay que reorientar todas las políticas asumiendo que las prioridades ya son otras, y que no se pueden posponer indefinidamente las políticas sociales. No obstante esto es un fallo general de todos las administraciones públicas de España y de todos los gobiernos del mundo, y no se corregirá más que cuando la crisis se ponga verdaderamente de manifiesto.
Se da además la circunstancia de que aún no ha sido aprobado el presupuesto de 2011, y estos 10 meses que ya han transcurrido hemos ido tirando con el presupuesto de 2010 prorrogado, haciendo a cada momento las modificaciones presupuestarias que hubiera menester.
Es en definitiva un mal momento para subirle el sueldo a doña Olivia en un 26%.


viernes, 21 de octubre de 2011

Reunidos con don Pepito

Si en octubre de 2006, cuando APC de Tenerife celebró la asamblea insular extraordinaria donde se ratificó la estrategia de confluir con otras organizaciones y muchos compañeros de la izquierda roja, verde y canaria en lo que acabó siendo Alternativa Sí se puede, hubiera sido posible rastrear el espacio virtual del futuro y bajar documentos que se publicarían cinco años después, y hubiéramos visto la fotografía con que ilustro este artículo (publicada el sábado 24 de septiembre en EL DIA), muchos sinsabores y desencuentros entre compañeros nos habríamos ahorrado. La minoría que abandonó el partido para iniciar otro proyecto, supuestamente más auténtico o más fiel a cierto modelo de nacionalismo, jamás imaginó que sus líderes acabarían reunidos en amigable contubernio con don Pepito, el director de EL DIA, pidiendo la unidad de los independentistas desde el despacho de quien por méritos propios ha acabado representando lo más reaccionario, infame y fascista que aún tenemos que soportar en nuestra tierra.   

El que no sepa quien es el director de EL DIA, que lea el dossier “EL DIA, Crónica de un Diario Infame”. Cierto es que el pobre señor no tiene la culpa de padecer demencia senil (muchas personas por desgracia sufren esa enefermedad); sería inofensivo si no fuera porque muchos individuos sanos le siguen la corriente, mientras sirva a sus intereses. Su cruzada en defensa de la versión más estrafalaria y populista del independentismo ha hecho retroceder muchos años la liberación de esta tierra. 

La escisión que dio lugar a ANC fue en gran parte promovida por los compañeros que controlaban los medios de APC (imprenta, radio, prensa, sedes, etc), en contra de la parte de la organización que estaba involucrada en los movimientos sociales. El camino de ANC desde entonces es el de un cuerpo sin cabeza: sale mucho en prensa, imprime carteles, hace el DNI canario, tiene medios, pero no tiene proyecto político, ni base ideológica, ni implantación real, ni estrategia para lograrla.
Quien gobierna un barco sin saber trazar el rumbo acaba al garete y con la proa pal marisco. Quien dirige un partido como si fuera una empresa personal acaba reunido con don Pepito.


domingo, 3 de julio de 2011

La multinacional ENDESA



Cualquiera que teclee “multinacional ENDESA” como frase entera en su buscador, encontrará noticias relacionadas con lugares remotos de nombres tan pintorescos como Río Puelo, Cochamo, Huila, Quimbo, Las Caletillas, Candelaria, Aysen, Río Baker, Ralco, Alto Bio Bio, Vilaflor, Panguipulli, Lago Neltume, Huasco, Punta Alcalde, Garoña…


Tratan de comunidades indígenas de la Patagonia chilena o del alto Magdalena en Colombia que luchan por no ser expulsadas de sus tierras ancestrales por las represas que pretende construir la multinacional ENDESA, que obtienen la solidaridad del movimiento ecologista, que incluso consiguen que la justicia chilena suspenda esos proyectos de la multinacional ENDESA; o de un municipio en Atacama, al norte de Chile, que se opone a que la multinacional ENDESA le instale una central termoeléctrica; o de una central nuclear en Burgos a la que no quiere la multinacional ENDESA desmantelar, a pesar de que ya cumplió con creces su vida útil; o de un municipio de Tenerife que evitó, con la solidaridad del resto de la isla, que la multinacional ENDESA instalara un tendido aéreo de alta tensión a través de sus montes, paraje natural protegido; o de otro municipio de Tenerife cuyo ayuntamiento, mediante moción presentada por el más pequeño de los grupos municipales, exige el desmantelamiento de una central térmica de 50 años de antigüedad (pero que aún se empeñan en mantener) propiedad de la multinacional ENDESA, antes del año 2015, pidiendo para ello la solidaridad de los demás municipios de Tenerife, y que mediante energías renovables y medidas de austeridad y ahorro energético se supla la producción de dicha central térmica propiedad de la multinacional ENDESA.



Para ganar la batalla de las ideas hay que usar apropiadamente el arma de la palabras. Para ganarle la partida a la multinacional ENDESA hay que llamarla multinacional ENDESA, pero nunca ENDESA a secas, ni mucho menos UNELCO ni el nombre de cualquier empresa local que haya adquirido. Llamar multinacional a ENDESA es decir simplemente la verdad, ya que multinacional significa literalmente “de muchas naciones”, y esta empresa está o ha estado formada por capitales de Italia, Alemania y España, y explota además otros países como Chile, Colombia y Perú. Una multinacional no distingue de Patagonia, Atacama, el alto Magdalena, Burgos o Tenerife más que la cantidad de euros o de dólares que va a invertir, en cuánto tiempo los va a recuperar, si sus beneficios en esos lugares crecerán mucho o poco, si la normativa medioambiental se aplica con mayor o menor rigor o si sus autoridades locales son más o menos proclives al interés del patrón. A una multinacional le es indiferente la opinión que de ella tenga un chileno mapuche o un canario candelariero, pero contrata para defender sus intereses a personas ilustres como por ejemplo la señora Maria Teresa Cañas Pinochet, sobrina del ex dictador Augusto Pinochet, o el señor José María Aznar (por 200.000 euros al año). Cuando todos en Candelaria sin excepción llamemos multinacional ENDESA a la multinacional ENDESA, estaremos cerca de que sea desmantelada la central térmica que posee en Las Caletillas, de la misma manera que el mamotreto de San Andrés está parado desde hace tiempo, y a punto de ser demolido porque, además de ser ilegal, todo el mundo (incluso los que esperaban sacar provecho de él o lo consideraban necesario) lo llama mamotreto, y practicamente nadie se refiere a él como “centro comercial proyectado por Dominique Perrault”.







martes, 7 de junio de 2011

Qué es derecha y qué es izquierda, explicado a quienes dicen que no son ni de derechas ni de izquierdas

De nada sirve defender posiciones de izquierda (o de derecha) si la gente no sabe qué cosa es derecha ni izquierda, ni si dicen que no son ni de derechas ni de izquierda, que es políticamente lo mismo que no saber donde se tiene la mano derecha; no ya la gente común, sino incluso personas de las que se espera un poco de formación. Otros tienen formación, pero tergiversan los términos porque esperan pescar en el río revuelto de quienes no la tienen. Es la postura de algunos verdes (no de todos): subjetivamente son de derechas. En cambio los indignados de Democracia Real Ya dicen que no son de izquierdas ni de derechas (seguramente se refieren a que no son de ningún partido, ni izquierdista ni derechista), pero su programa es objetivamente de izquierdas.

En una cultura donde casi todos sean diestros, un zurdo es un personaje siniestro que te puede atacar a traición por el lado que no esperas. Se saluda con la mano derecha para demostrar que no vas armado. En las batallas de la antigüedad los combatientes mejor armados se situaban siempre a la derecha de la formación. De ahí viene que en toda celebración o acto público el lugar de honor esté tradicionalmente a la derecha del anfitrión o de quien lo presida. Cuando el rey celebraba consejo, o cuando el mencey convocaba al tagoror, los nobles y personas de valía se sentaban a su diestra, dejando la izquierda para la plebe, la chusma, el populacho. En el primer parlamento democrático que hubo, la Asamblea Nacional después de que el pueblo de París se amotinara el 14 de julio de 1789 y obligara al rey Luis XVI de Francia a reconocerla, los que seguían defendiendo los privilegios de la nobleza y del clero se sentaron naturalmente a la derecha del rey; los que defendían al tercer estado se sentaron en la izquierda. Desde entonces estar a la derecha o ser de derechas significa defender a los de arriba, a la clase que tiene privilegios y hace que trabajen para ella los otros, que cada vez es más reducida en número pero acumula cada vez más; estar a la izquierda o ser de izquierda es defender los de abajo, a la mayoría, a quien sólo tiene lo justo y ha de trabajar para quien tiene posibles. No se puede estar más que o a uno o a otro lado, ni vale quedarse en el centro, es decir en el pasillo.

Para juzgar dónde están los verdes que dicen que no son ni de derechas ni de izquierdas, sino que representan otra forma distinta de hacer frente a los problemas, hay que fijarse en su postura sobre el crecimiento económico. El verde que no se cuestione el crecimiento, y diga que basta un crecimiento “limpio” basado en energías renovables, puede ser un verde de derechas, pero no será verdaderamente ecologista. Ya Aristóteles distinguía entre crematística y economía; entre el arte de hacerse rico acumulando riqueza sin límite, y la obtención de los bienes necesarios para la vida o útiles para la familia o el estado, que constituyen lo que él llama “la verdadera riqueza”, limitada a lo suficiente para una buena vida. El capitalismo sufre graves contradicciones precisamente por su naturaleza crematística, por no poder crecer indefinidamente sin toparse con unos límites.

Los bienintencionados promotores de DRY pretenden ser únicamente personas humanas que no son ni de derechas ni de izquierdas, sino que sólo buscan el bien común:

Desde aquí hacemos un esfuerzo más, un esfuerzo por demostraros que no somos antisistemas radicales, ni de derechas, ni de izquierdas, ni ateos, ni cristianos, ni musulmanes, ni homosexuales, ni heterosexuales, ni negros, ni blancos... somos personas, y como tal queremos que se nos trate, como tal queremos que a ti también se te trate.
Pero digan lo que digan, su programa es de izquierdas. ¿Cómo no va a ser de izquierdas el reparto del trabajo fomentando las reducciones de jornada y la conciliación laboral hasta acabar con el desempleo estructural (es decir, hasta que el desempleo descienda por debajo del 5%); la jubilación a los 65 y ningún aumento de la edad de jubilación hasta acabar con el desempleo juvenl; la imposibilidad de despidos colectivos o por causas objetivas en las grandes empresas mientras haya beneficios ,y la fiscalización a las grandes empresas para asegurar que no cubren con trabajadores temporales empleos que podrían ser fijo; la expropiación por el Estado de las viviendas construidas en stock que no se han vendido para colocarlas en el mercado en régimen de alquiler protegidos; que se permita la dación en pago de las viviendas para cancelar las hipotecas; la contratación de personal sanitario hasta acabar con las listas de espera; la contratación de profesorado para garantizar la ratio de alumnos por aula, los grupos de desdoble y los grupos de apoyo; el restablecimiento de los trenes que se están sustituyendo por el AVE con los precios originarios; la prohibición de cualquier tipo de rescate o inyección de capital a entidades bancarias: aquellas entidades en dificultades deben quebrar o ser nacionalizadas para constituir una banca pública bajo control social; la elevación de los impuestos a la banca de manera directamente proporcional al gasto social ocasionado por la crisis generada por su mala gestión; la evolución a las arcas públicas por parte de los bancos de todo capital público aportado; la prohibición de inversión de bancos españoles en paraísos fiscales; la regulación de sanciones a los movimientos especulativos y a la mala praxis bancaria; el aumento del tipo impositivo a las grandes fortunas y entidades bancarias; la eliminación de las SICAV; la recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio; el control real y efectivo del fraude fiscal y de la fuga de capitales a paraísos fiscales; la promoción a nivel internacional de la adopción de una tasa a las transacciones internacionales (tasa Tobin); los referéndas obligatorios para toda introducción de medidas dictadas desde la Unión Europe; o la reducción del gasto militar?.

Cierto es que a algunos dirigentes de lo que tradicionalmente se conoce como izquierda este movimiento les pilló con el paso cambiado, o se han cabreado porque no se dignaron avisarles (a ellos que tanto la esperaban) de que la revolución por fin había comenzado, o porque no les han dejado llevar sus queridas y viejas banderas, o porque algún votito que supuestamente era para ellos se quedó en nulo. Pero aunque este programa no es el socialismo ni la República ni mucho menos, es completamente inasumible para el PSOE, para el PP, para Coalición Canaria, para los mercados, para el FMI, para el Banco de España, para el Banco Central Europeo, para la CEOE, ni para nadie que se considere destinado, por su alcurnia o medios, a sentarse en los puestos de honor a la diestra del rey. Es por eso un buen programa para unificar en torno suyo a todas las izquierdas del Estado.



En cambio los portavoces de la reacción tienen clarísimo desde el primer momento que este movimiento “ni espontáneo ni plural, la izquierda más radical” debe ser erradicado:

Uno de los fenómenos más repetitivos y desgraciados de nuestra Historia es cuando la buena gente resulta engañada por grupos radicales, que les hacen creer que son demócratas y desean el bien del pueblo. Cuando estos radicales han triunfado, han llevado a España a la ruina o a la Guerra Civil. Mucho peor aún es el caso de personas que, sirviendo de tontos útiles y sin molestarse en comprobar el origen real de las cosas y mucho menos de comprobar in situ la realidad, describen en los medios estos movimientos con una aureola romántica e incluso heroica, más propia de plumas mercenarias que de personas sensatas.
A algunos que se pasaron por la Puerta del Sol les parece que “la ocupación de Sol empieza a parecerse a una pequeña república sí, pero de las de estilo soviético”.

Cierto energúmeno pide incluso mano dura para acabar con estos delincuentes

La situación puede resumirse en los últimos episodios: unos miles de descerebrados desafían la ley y el Gobierno se hace cómplice de ellos. ¿Y cómo podría ser de otro modo si el responsable del orden público es mucho más delincuente que los descerebrados, como colaborador y chivato de la ETA, portavoz del GAL y primer transgresor de la llamada jornada de reflexión? Repito lo de siempre: o la democracia acaba con estos delincuentes o estos delincuentes acaban con la democracia.
Ciertamente que el indignado que dijo que la cuestión no era estar a la derecha o a la izquierda, sino arriba o abajo, formuló probáblemente sin proponérselo la definición más clara de lo que es derecha e izquierda.


miércoles, 18 de mayo de 2011

EL DEBATE ELECTORAL DE LOS CANDIDATOS AL AYUNTAMIENTO DE GÜÍMAR EN RADIO 6 TENERIFE.



Ayer lunes 16 de mayo de 2011 asistí al debate electoral celebrado entre los y las seis cabezas de lista de los partidos que se presentan al ayuntamiento de Güímar, organizado por Radio 6 Tenerife. Debo advertir que mi opinión no es objetiva ya que estoy, igual que la candidata Gloria García, en el partido Alternativa Sí se puede por Tenerife.

El acto puede resumirse en que tres dinosaurios, el actual actual alcalde Rafael Yanes y candidato del PSOE, Francisco Hernández de Alternativa por Güímar, y Javier Mederos de Coalición Canaria, que llevan todos ellos dos décadas en el ayuntamiento en las más variadas y rocambolescas combinaciones de gobierno, o en la oposición, con un rodaje dialéctico impresionante adquirido en cientos de plenos, comisiones, reuniones, etc, se dedicaron a practicar esgrima de florete, e incluso de navaja, entre sí.

La candidata del PP Carmen Luisa Castro es jovencita pero hablaba como heredera y en nombre de la reina madre Tita Diaz Sáez, con quien comparte cabecera de lista y cartel. Depositó sus esperanzas de mejorar el empleo en Güímar en el relanzamiento general de la economía que vendrá con el triunfo en España de Mariano Rajoy.

Rafael Yanes, que ha gobernado durante este pasado mandato en coalición con el PP, contó cómo gracias a sus habilidades en la gestión de un presupuesto exiguo, y a inauditas medidas de austeridad, pudo pagarle a todos los niños del municipio los libros escolares y emprender incontables obras. Por su capacidad para multiplicar el dinero debería llamarse Rafael Midas.

Francisco Hernández y Javier Mederos le recordaron todo el tiempo que el ayuntamiento debe mucho, y no se sabe cómo lo va a pagar. El punto álgido se produjo cuando, replicando a Francisco Hernández que abominaba de las privatizaciones y quería que el ayuntamiento se hiciera cargo directamente del servicio de limpieza, Rafael Yanes leyó un fragmento de un acuerdo plenario de 1998 por el que, con el voto favorable del entonces concejal por el PP Francisco Hernández, se adjudicó el servicio de limpieza a la empresa privada VERTRESA. Javier Mederos pidió la mayoría absoluta para, igual que Garachico o Arico donde CC gobierna en solitario, encaminar a Güímar hacia la prosperidad por la senda de la estabilidad. Cifró sus esperanzas de desarrollo para Güímar en un gran complejo turístico que se construiría justo sobre los sedimentos de la desembocadura de los barrancos.

Los cuatro rivalizaron por el mérito de haber cerrado las areneras, tanto tiempo consentidas por la complacencia de las autoridades a todos los niveles.

Se presenta en estas elecciones el partido fantasma Centro Social Demócrata Canario. Su candidato no dijo nada concreto de lo que leyó, ni a ratos se le entendía.

Gloria estuvo nerviosa en la primera parte, más suelta en la segunda. Expuso convincentemente el programa sin entrar al trapo en ninguna de las trampas que le tendieron, ni enredarse en esas complejas discusiones de asuntos de décadas pasadas. Representó verdaderamente a la juventud.

jueves, 12 de mayo de 2011

EL DEBATE ELECTORAL DE LOS CANDIDATOS AL AYUNTAMIENTO DE CANDELARIA EN RADIO 6 TENERIFE.


Acabo de escuchar por diferido el debate electoral celebrado el pasado lunes 9 de mayo de 2011 por la tarde entre los y las siete cabezas de lista de los partidos que se presentan al ayuntamiento de Candelaria, organizado por Radio 6 Tenerife en una iniciativa que algún candidato calificó de histórica, porque estuvo abierta a todas, absolutamente todas, las candidaturas que se presentaban, no sólo las que ya tenían cocejales en el ayuntamiento como era usual. Debo advertir de entrada que mi opinión no es objetiva del todo, ya que formo parte de la lista encabezada por Mayca Coello, por el partido Alternativa Sí se puede por Tenerife.

La impresión que me queda del debate es que el actual alcalde Gumersindo García Trujillo del PSOE, que lleva dos mandatos gobernando con mayoría absoluta, es un buen comunicador que se ve en la obligación de intentar vender como bueno algo que en realidad desmerece bastante. No porque él no tenga buena voluntad, sino porque ha chocado con los obstáculos, las pegas o la falta de apoyo del Cabildo de Tenerife y del Gobierno autónomo de Canarias, en manos de Coalición Canaria con el apoyo externo (desde que salieron del gobierno poco antes de las elecciones) del PP. No ofreció ningún proyecto nuevo, sino una lista de logros y otra de proyectos de los que llevan aplazados un mandato tras otro. No cometió graves errores. La perla más destacable de Sindo fue, en respuesta a nuestra candidata Mayca que dijo que las zonas verdes y demás dotaciones eran insuficientes para la altísima previsión de crecimiento que hacía el PGO, que para poder hacer nuevas zonas verdes y dotaciones era necesario recalificar más suelo como urbanizable y que se edificara, y por tanto aumentar la población. El crecimiento por el crecimiento para siga habiendo más crecimiento ¿Les suena? Justamente le respondió nuestra candidata Mayca que daba igual, porque el promotor del plan de gran parte de la zona nueva de Puntalarga no hacía el parque al que estaba obligado, ni el ayuntamiento le obligaba a ello.

Los candidatos del PP José Fernando Gómez Martín y de la coalición por Tenerife, integrada por Izquierda Unida, Socialistas por Tenerife y Los Verdes de Canarias, Francisco Martín Coello, aunque con contenidos completamente opuestos, compartían la misma retórica. Sus discursos fueron verdaderas catilinarias dirigidas frontalmente contra el alcalde Sindo; incluso durante gran parte de su tiempo ambos hablaron en segunda persona como dirigiéndose sólo a él. Sólo les faltó empezar diciendo “¿Hasta cuando, Sindo, abusarás de nuestra paciencia?”

Sin entrar en el contenido de los discursos, como táctica me parece un error: moviliza a tu favor al 10% de las personas que en Candelaria odian profundamente a Sindo, pero provoca el rechazo del 80% que, aunque no están de acuerdo con él y tengan algo o mucho que criticarle, no lo odian o incluso le podemos tener personalmente aprecio. Hay otro 10% que forma parte del club de fans de Sindo, pero cada vez tienen menos poder de movilización. Se notó en la manifestación contra la ampliación de la central térmica que la multinacional ENDESA tiene en Las Caletillas; el pueblo la hubiera apoyado de forma masiva si no hubiera parecido que el PSOE la quería capitalizar electoralmente. Bien es verdad que poco apoyo puede esperar quien se conforma con trasladar el problema unos pocos kilómetros hasta el polígono industrial de Güímar, aunque sea de gas natural, y no aspira más que at calendas graecas a que sea sustituida por energías renovables. Se nota que Gas Natural cuenta con contactos influyentes. Menos mal que nosotros sí estuvimos en esa manifestación defendiendo nuestra propia postura.

Francis cometió el error de decir al final que en su lista tenían todos las manos limpias y no tenían a ningún imputado por corrupción, y no como el PSOE. Es una piedra que hubiera sido legítimo tirar en el turno sobre urbanismo, a propósito de los convenios urbanísticos para construir una cuarta planta (Francis los mencionó de pasada sin entrar en materia) o sobre las obras en el terreno rústico del concejal de urbanismo, como asuntos que motivaban la imputación, pero no en el último turno cuando el alcalde Sindo ya no tenía posibilidad de réplica. Dio la impresión de tirar la piedra y esconder la mano. Le tengo mucho aprecio a Francis, espero que después de estas elecciones podamos colaborar estrechamente, o incluso confluir en un proyecto común, su intervención en el debate fue brillante y bien documentada, pero lo perdió ese detalle final.

José Fernando sobrepasó a Sindo por la izquierda. Todas las actividades en Candelaria tenían que ser gratis para los vecinos. Acabó contaminado de esa demagogia que él achacaba al resto de candidatos por querer desmantelar la central térmica de Las Caletillas. El quería mantenerla donde estaba, aunque modernizándola para que no contaminara tanto. Se nota que la multinacional ENDESA también rentabiliza el dinero que gasta en asesores. También quería poner clases de educación cívica para escolares y para adultos.

Nazaret Diaz, la candidata de Coalición Canaria, dio la impresión de ser una brillante estudiante que se ha preparado unas oposiciones. Había hecho los deberes y se sabía perfectamente el temario. No hacía falta que se defendiera de los que supuestamente decían que era inexperta, como hizo al final. La duda que surge es si esos llamamientos que hacía al desarrollo sostenible o a la promoción de la agricultura ecológica se los creía de verdad. No se salió del guión de defender al cabildo de Tenerife y del gobierno de Canarias, que dieron subvenciones para la construcción del centro geriátrico de Igueste, propiedad de la iglesia católica, pero no para su funcionamiento porque el centro es privado. Cuesta 1.300 euros al mes la estancia en el centro. ¡Viva la privatización de los servicios sociales¡

Se presentan en estas elecciones dos partidos fantasmas, el Centro Canario Independiente CICAN y el Partido Verde Canario. Los candidatos que figuraban en la cabeza de las listas no tenían ni programa que leer ni conocimiento de nada concreto relacionado con la cuestión. Al menos el cabeza de lista de CICAN tenía ciertas tablas en el arte de hablar sin tener nada concreto que decir. Estos debates abiertos a todos al menos sirven para descubrir cuál es un partido fantasma que sólo explota una sigla o una marca conocida, y cuál tiene algo detrás, aunque aún no esté dentro del ayuntamiento.

Mayca estuvo soberbia, se lo supo todo y además se notaba que se creía lo que decía y que tenía gente detrás. Ya advertí que mi opinión no es objetiva.

miércoles, 20 de abril de 2011

Chernobyl y Fukushima, dos desastres y dos sistemas




La catástrofe de Chernobyl hace 25 años representó para el socialismo real lo mismo que hoy la de Fukushima para el capitalismo. Ambos son de ese tipo de eventos que abren los ojos de la gente y ponen de manifiesto que el gigante que parecía invulnerable tiene los pies de barro; que los sistemas llegan a un punto en que o sufren una profunda transformación o están condenados al colapso. El ex-presidente Mikhail Gorbachov, que algo sabría del asunto, reconoció el 26 de abril de 2006 la importancia histórica de Chernobyl:


"El accidente del reactor en Chernóbil, cuyo vigésimo aniversario se cumple hoy fue, quizás más que la 'perestroika' iniciada por mí, la verdadera causa del colapso de la Unión Soviética cinco años más tarde (…) quedó el tiempo antes de la catástrofe, y está el tiempo completamente diferente que siguió. (…) La catástrofe de Chernóbil posibilitó la libre opinión. El sistema, tal y como lo conocíamos, no podía seguir existiendo. Quedó absolutamente claro cuán importante era continuar con la política de 'glasnost' (transparencia)"
El socialismo real compartía con el capitalismo el mismo pecado original: era un desarrollismo a ultranza sin ninguna conexión con las necesidades reales de la sociedad, y absolutamente ignorante de que el crecimiento tiene límites. El motor de su economía era una industria pesada que vivía de sí misma. Una potente industria siderúrgica producía acero para fabricar maquinaría de minería e infraestructuras para extraer de las minas más hierro y más carbón y trasportarlos a las industrias para que fabricaran más acero… A los gestores de esas industrias les era indiferente que fuera realmente necesario producir mucho o poco acero: cumplían los objetivos de un plan quinquenal.


La planificación centralizada ha sido la responsable de algunos de los mayores desastres naturales del siglo XX, además del de Chernobyl. En China, durante la etapa del Gran Salto Adelante entre 1958 y 1960, se organizó la campaña contra las cuatro plagas, que pretendía exterminar completamente (además de a ratones, moscas y mosquitos) a los gorriones, ya que comían del grano sembrado en tierra y mermaban la producción de cereales. Tan eficaz fue la campaña que grandes nubes de langosta y otros insectos, libres de sus enemigos naturales, contribuyeron poderosamente a las hambrunas que sufrió el país durante los años siguientes.



En la antigua URSS se destinó la totalidad del caudal de los ríos Amur-Daria y Sir-Daria al regadío en gran escala de monocultivos de algodón en las repúblicas de Uzbekistán y Kazajistán, con el resultado de la desecación del mar de Aral en un 80% y la consiguiente desertificación de toda la región.


Después de 1991 los estados de Cuba y de Corea del Norte sufrieron una grave crisis alimentaria al cortarse el suministro de petróleo y fertilizantes químicos desde la URSS, con resultados diferentes, como describe Dale Allen Pfeiffer en su clásico trabajo “Aprendiendo lecciones de la experiencia; Las crisis agrícolas en Corea del norte y Cuba”, Parte I y Parte II.

La gran diferencia estuvo en que en Cuba el giro hacia la perdurabilidad que se vieron obligados a dar se basó en iniciativas desde abajo de los agricultores o de la población urbana, forzados por las circunstancias a producir policultivos para el consumo local, chocando con una planificación centralizada que todavía estaba orientada hacia el monocultivo de caña de azúcar para la exportación. Por lo menos el régimen tuvo la flexibilidad suficiente para tolerarlas, lo que no fue el caso de Corea del Norte donde la planificación centralizada se mantuvo invariable y condujo a una terrible hambruna. La agricultura no puede ser sostenible más que si los agricultores son autosuficientes.

El propio Fidel reconoce en su discurso pronunciado con motivo del 60 aniversario de su ingreso a la Universidad. de La Habana, el 17 de noviembre de 2005, que por inercia se continuaba con el monocultivo azucarero a pesar de que hacía ya ańos que ya no era viable, que ninguno de los miles de economistas que elaboraban el plan se percató del disparate (o no se atrevió a decirlo), y tuvo que ser él en persona quien se diera cuenta y ordenara dejar de roturar terreno para caña de azúcar.

Cuando la industria azucarera, que antes producía 8 millones de toneladas y hoy apenas llega a uno y medio, porque hubo que suspender radicalmente la roturación de tierra y la siembra cuando el combustible ya estaba a 40 dólares el barril y era la ruina del país, sobre todo, cuando se unía a ciclones cada vez más frecuentes, o sequías más prolongadas, y porque el campo de cańa apenas duraba cuatro o cinco ańos, antes eran 15 ó más, y cuando el precio del mercado mundial era de siete centavos, recuerdo incluso el día que hice una pregunta sobre el precio del azúcar y otra sobre la producción a fines de marzo a una empresa comercializadora del azúcar y no sabían ni siquiera el azúcar que estaban produciendo por meses, y al preguntar el costo en divisas de una tonelada de azúcar nadie lo sabía, se supo solo alrededor de un mes y medio después.

Hubo, sencillamente, que cerrar centrales o íbamos hacia la fosa de Bartlett. El país tenía muchos economistas, muchos muchos, y no intento criticarlos, pero con la misma franqueza que hablo de los errores de la Revolución les puedo preguntar por qué no descubrimos que el mantenimiento de aquella producción, cuando hacía rato se había hundido la URSS, el petróleo valía 40 dólares el barril y el precio del azúcar estaba por el suelo, por qué no se racionalizaba aquella industria y por qué había que sembrar 20 000 caballerías ese ańo, es decir, casi 270 000 hectáreas, para lo cual hay que roturar la tierra con tractores y arados pesados, sembrar una cańa que después hay que limpiar con máquinas, fertilizar con costosos herbicidas, etcétera, etcétera, etcétera. Ningún economista de los que el país tiene, al parecer se percató de eso, y hubo sencillamente que dar una instrucción, casi una orden, de parar aquellas roturaciones. Es como si le dicen: "El país está siendo invadido", usted no puede decir: "Espérese, que me voy a reunir treinta veces con cientos de personas." Es como si cuando Girón hubiésemos dicho: "Vamos a hacer una reunión y discutir tres días las medidas que vamos a tomar contra los invasores." Les aseguro que la Revolución ha sido a lo largo de su historia una verdadera guerra y constantemente el enemigo acechando, el enemigo dispuesto a golpear y golpeando cuantas veces le demos una oportunidad.

Realmente, yo llamé al ministro y le dije: "Mira, por favor, ¿cuántas hectáreas tienes roturadas?" Responde: "Ochenta mil." Le digo: "No rotures una hectárea más." No era mi papel, pero no me quedó más remedio, usted no puede dejar que al país lo hundan, y en abril el país estaba roturando 20 000 caballerías de tierra.

Hemos hecho cosas de esas, cosas que harían hablar a las piedras. Ustedes no tienen ninguna culpa; pero, ¿qué nos pasaba? ¿Por qué no lo veíamos? ¿Qué cosas malas estábamos haciendo? ¿Qué debíamos rectificar? Hacía rato se había hundido la URSS, nos quedamos sin combustible de un día para otro, sin materias primas, sin alimentos, sin aseo, sin nada. Tal vez fue necesario que ocurriera lo que ocurrió, tal vez fue necesario que sufriéramos lo que sufrimos, dispuestos, como estábamos, a dar la vida cien veces antes que entregar la patria o entregar la Revolución, la Revolución en la que creíamos.
Como reconoció Raúl hace dos días “el exceso de centralización conspira contra el desarrollo de la iniciativa de la sociedad”. Esperamos que las nuevas medidas económicas enfocadas hacia una paulatina descentralización resuelvan el gran dilema de hacer sostenible la economía sin que deje de ser socialista.

Sobre los desastres causados por el sistema capitalista no es necesario que me extienda. Son de sobra conocidos, a diario los padecemos y están ampliamente documentados, pero todos ellos vienen de su propia naturaleza crematística que le hace crecer por encima de toda otra consideración; de ahí le vienen en última instancia las contradicciones que le hacen entrar en crisis.

El accidente de Fukushima deja al descubierto que la forma capitalista de planificar no tiene nada que envidiarle, en cuanto a incompetencia, a la de los soviéticos que diseñaron y gestionaron Chernobyl. Como describe Méndez en su artículo, los dos principales directivos de la eléctrica TEPCO estaban de viaje fuera del Japón el día del terremoto, y no pudieron hacerse de la situación hasta más de 24 horas después, sin que en su ausencia nadie se atreviera a tomar decisiones como purgar los gases del interior de los reactores para aliviar la presión (lo que de haberse hecho a tiempo hubiera impedido las explosiones de hidrógeno). La decisión desesperada de refrigerar con agua de mar tardó en tomarse porque inutilizaba para siempre los valiosos reactores, y en un primer momento todo el interés de TEPCO estaba en salvarlos como fuera, con el resultado de que los núcleos acabaron fundiéndose.
Porque en Fukushima todos son culpables: la mala selección del emplazamiento, la optimista valoración de riesgo sísmico y de tsunamis, el diseño, la operación, la gestión de la emergencia y hasta de la información. Cinco semanas después, Japón no logra controlar Fukushima. Ni aventura cuándo podrá hacerlo. Ni siquiera tiene claro cómo atacar la refrigeración de la central y controlar el escape radiactivo.

Se minimizó la probabilidad de un terremoto de magnitud 9, la central estaba diseñada para soportar olas de 5,5 metros, pero no de 14 que fue la que llegó ¿Nadie pensó que en la costa es normal que después de un terremoto siga un tsunami?

El gobierno japonés mostró más complacencia con la empresa de la razonable porque en Japón es práctica habitual (como en tantas otras partes) que los políticos y altos funcionarios acaben su carrera como asesores de las grandes empresas. Por ejemplo, uno de los directivos de TEPCO había sido recientemente director general de energía del gobierno del Japón.

La mejor página para seguir las noticias de este accidente, cuya lectura recomiendo, se llama El metro de goma, porque “lo estiran y encogen según convenga, aumentan la dosis de radiación admisible a medida que ésta crece, estirarán el NIES para ponerlo de 1 a 10 y que Chernóbil siga siendo un 7. Fukushima está por ver si un 8 o un 9”.




 

miércoles, 23 de marzo de 2011

En España, el riesgo de Apocalipsis no está en las centrales nucleares sino en los metaneros y en las terminales de gas líquido

Suscribo completamente esta frase que no es mía, sino del profesor Roberto Centeno, ingeniero industrial, catedrático de economía en la Escuela de Minas, ex-director general de ENAGAS y ex-consejero-delegado de CAMPSA, tomada de su artículo “Riesgo nuclear, una broma comparada con el gas líquido” publicado el pasado lunes 21 de marzo. Bien es verdad que el profesor Centeno es un defensor irreductible de la energía nuclear y que escribe movido por la intención de minimizar las consecuencias del desastre de la central nuclear de Fukushima, seriamente afectada por el desgraciado terremoto del Japón, argumentando que aunque graves sean los riesgos de la energía nuclear, mayores (al menos en cuanto a su capacidad explosiva) son los del gas natural licuado. No obstante estas razones contra el gas están expuestas con rigor y conocimiento y, aunque no comparto en absoluto su defensa de la energía nuclear, las cito a continuación casi literalmente.

En una central nunca puede darse una explosión nuclear porque el uranio está solo enriquecido de un 3 a un 5% y se necesitaría mas del 90% para dicha explosión (la gran explosión de Chernobil y las pequeñas explosiones de Fukushima no son nucleares, sino químicas por el hidrógeno liberado al descomponerse el vapor de agua a alta temperatura cuando falla el sistema de refrigeración del núcleo del reactor nuclear). En cambio el metano, líquido cuando se le enfría a menos 170 grados centígrados, se transforma en un volumen 600 veces mayor de metano gaseoso cuanto la temperatura sube. El metano en estado gaseoso cuando se mezcla con el aire es un explosivo de gran poder destructivo.
En el accidente de los Alfaques (Tarragona) en 1978 un camión cisterna de 25 toneladas de propileno, un producto tres veces menos explosivo que el metano, explotó arrasando una superficie de 10.000 metros cuadrados y matando 300 personas, 215 de ellas en el acto. Un buque metanero lleva 70.000 toneladas de un líquido el triple de peligroso, cuyo poder destructivo equivale al de 30 bombas nucleares como la de Hiroshima y que, en caso de accidente o atentado terrorista, sería el Apocalipsis, el de verdad. El radio de daños serios podría alcanzar tres kilómetros, pero entre uno y medio y dos la destrucción sería cercana al 100%.

En España, debido a la irresponsabilidad de empresas y autoridades, existen terminales de gas líquido en seis ciudades, Barcelona, Huelva, Cartagena, Bilbao, Sagunto y Ferrol, algo que no ocurre en ningún otro país, donde los terminales están alejados de las poblaciones, a menudo en islas artificiales, y a los metaneros no se les permite acercarse a menos de 10 millas de la costa. Increíblemente, España dispone de la tecnología para ello. Tanto es así que un terminal que ha sido instalado en el Adriático, al sur de Venecia y a 30 km. de la pequeña localidad de Rovigo, ha sido construido en Algeciras y remolcado hasta su emplazamiento cerca de la costa. ¿Cómo es posible que las empresas españolas no instalen los terminales de gas en estas islas artificiales?

Continúa Centeno narrando como parte implicada (cuado era director de ENAGAS a principio de los 70) el proyecto inicial de la regasificadora de Barcelona, en una isla artificial al sur del aeropuerto de Llobregat, ya que se consideraba que los metaneros entrando en Barcelona eran un riesgo inaceptable, pero finalmente una nueva dirección optó por construirla en el interior del puerto.

Un accidente o un atentado terrorista contra un gran metanero entrando en el puerto de Barcelona –los metaneros figuran como objetivo número dos de Al Qaeda después de las unidades separadoras de gas de los campos de petróleo saudíes– podría destruir un tercio de la ciudad en cuestión de segundos. En el caso de Mugardos, en Ferrol, ocurriría algo muy similar. Por otro lado, en España existen hoy más terminales de recepción de gas líquido que en toda Europa junta, y los grandes metaneros pasan y atracan junto a zonas habitadas prácticamente todos los días, algo prohibido en casi todo el mundo.
Las localidades canarias de Granadilla y Arinaga pueden convertirse pronto, de prosperar los planes de los gobiernos central y autonómicos, en otras dos estaciones más de esa geografía macabra, como nos ha recordado Cristóbal García Vera en otro artículo recomendable: “Las regasificadoras canarias: dos bombas de relojería sobre el Archipiélago”, del que me he permitido tomar la fotografía con que ilustro éste.

El argumento económico a favor del gas natural licuado tampoco se sostiene. Era un mal negocio en el año 2006 y lo sigue siendo ahora, como los tristes acontecimientos del norte de Africa confirman.




lunes, 14 de marzo de 2011

Crematística, Economía, Crisis ecológica y Decrecimiento

En el capítulo IV del primer tomo de El Capital, que trata de la transformación del dinero en capital, Marx cita a Aristóteles para ilustrar la diferencia entre la circulación mercantil simple (el dinero que sirve como medio para el intercambio de mercancías según el esquema M-D-M mercancía-dinero-mercancía) y la circulación del dinero como capital (el dinero que se incrementa generando una plusvalía según el esquema D-M-D’ dinero-mercancía-más dinero, donde D’=D+ΔD). La circulación mercantil simple sirve para la satisfacción de necesidades, y tiene límite. La circulación del dinero como capital es un fin en sí misma: crecer indefinidamente.

En dicha cita (capítulos 8 y 9 de De Republica) Aristóteles contrapone economía y crematística. Economía es la obtención de los bienes necesarios para la vida o útiles para la familia o el estado, que constituyen lo que él llama “la verdadera riqueza”, limitada a lo suficiente para una buena vida. Crematística es el arte de hacer dinero, la acumulación de riqueza sin límite.

"para ella (la crematística) la circulación es la fuente de la riqueza y parece girar en torno del dinero, porque el dinero es el principio y el fin de este tipo de intercambio. De ahí que también la riqueza que la crematística trata de alcanzar sea ilimitada. Así como es ilimitado, en su afán, todo arte cuyo objetivo no es considerado como medio sino como fin último --pues siempre procura aproximarse más a ella, mientras que las artes que sólo persiguen medios para un fin no carecen de límites, porque su propio fin se los traza--, tampoco existe para dicha crematística ninguna traba que se oponga a su objetivo, pues su objetivo es el enriquecimiento absoluto. La economía es la que tiene un límite, no la crematística... La primera tiene por objeto algo que difiere del dinero mismo, la otra persigue el aumento de éste... La confusión entre ambas formas, que se sobreponen recíprocamente, induce a algunos a considerar que el objetivo último de la economía es la conservación y aumento del dinero hasta el infinito".
La teoría del valor considera que lo que aporta valor a una mercancía es el trabajo humano socialmente necesario contenido en ella. Marx no inventó la teoría del valor; la tomó de la economía política clásica inglesa. Para sus autores Adam Smith, David Ricardo y John Stuart Mill la teoría del valor era la ley económica fundamental del capitalismo, un sistema perfecto e inmutable; Marx señaló las contradicciones inherentes a su naturaleza crematística, a su necesidad de crecer sin límite, lo que lo llevaba a sufrir inevitable y periódicamente crisis económicas cada vez peores y más profundas por tener que producir mercancías en cada vez mayor cantidad para compensar que la tasa de plusvalía sea cada vez menor, y por otra parte que los trabajadores (supuestos consumidores de esas mercancías) cada vez ganen menos.

En la época de Marx aún no se había puesto de manifiesto que los recursos naturales son limitados. Según la teoría del valor el valor de cambio de las materias primas es el trabajo humano necesario para buscarlas y extraerlas, y a lo sumo la naturaleza aporta un residuo. Así en el capítulo XXII del Capital, sobre la conversión de la plusvalía en capital:


En la industria extractiva, en las minas por ejemplo, la materia prima no forma parte integrante del capital desembolsado. Aquí, el objeto trabajado no es producto de un trabajo anterior, sino regalo de la naturaleza. Es lo que acontece con el cobre en bruto, los minerales, el carbón de hulla, la piedra, etc. En estas explotaciones, el capital constante se invierte casi exclusivamente en medios de trabajo, que pueden tolerar muy bien una cantidad de trabajo suplementario (v. gr., mediante un turno diario y otro nocturno de obreros). En igualdad de circunstancias, la masa y el valor del producto aumentan en relación directa al volumen del trabajo empleado. Los creadores primitivos del producto y, por tanto, los creadores de los elementos materiales del capital, el hombre y la naturaleza, aparecen unidos aquí como en los primeros días de la producción. Gracias a la elasticidad de la fuerza de trabajo, la esfera de la acumulación se ha dilatado sin necesidad de aumentar previamente el capital constante. En la agricultura, no cabe ampliar el área cultivada sin desembolsar nuevo capital para simiente y abonos. Pero, una vez hecho este desembolso, hasta el cultivo puramente mecánico de la tierra ejerce un efecto milagroso sobre el volumen del producto. Al aumentar la cantidad de trabajo suministrada por el mismo número de obreros, aumenta la fertilidad del suelo, sin necesidad de realizar nuevas inversiones en medios de trabajo. Aquí, aparece también como fuente inmediata de nueva acumulación la acción directa del hombre sobre la naturaleza, sin que se interponga para nada un nuevo capital.

En cambio si los recursos naturales son escasos, no nos basta sólo con el trabajo humano empleado en extraerlos. Nunca podemos emplear más recursos naturales en la extracción de recursos naturales de los que vamos a obtener, ni los podemos suplir a base de trabajo humano. La tasa de rendimiento energético (relación entre energía invertida y energía obtenida) en un yacimiento de petróleo, o en una mina de carbón o de uranio, o en una plantación de agrocombustibles, nunca puede disminuir tanto que se acerque a uno (o mejor será cerrar ese negocio).

De haber tenido entonces los datos suficientes, ciertamente que Marx hubiera señalado la crisis ecológica, los límites al crecimiento, como la contradicción máxima del capitalismo. Crisis que impide al sistema reproducirse mediante un nuevo ciclo de acumulación. Crisis que obliga a la humanidad a abandonar la crematística y a adoptar la economía (en el sentido aristotélico del término) como programa. No otra cosa es el decrecimiento.








lunes, 7 de marzo de 2011

La izquierda dividida ante la situación en Libia

A propósito de los acontecimientos en Libia la izquierda se ha dividido entre quienes defienden a Gaddafí porque es un aliado contra el imperialismo y quienes lo condenan porque no es más que un déspota, polémica que recuerda la que hubo desde los años 30 entre los estalinistas que defendían el socialismo en un sólo país y los trotskistas que defendían la revolución permanente.

El régimen de Stalin era el único socialismo realmente existente, y quien no lo apoyara no era un verdadero socialista sino un sospechoso “intelectual”. Los movimientos revolucionarios en todo el mundo se vieron condicionados en función de los intereses del estado soviético, si la tiranía de turno era su aliado o si nó. La postura de algunos gaddafistas (ahora se lo llama campismo) no difiere demasiado:

Libia es, por eso mismo, un buen parámetro ideológico para diferenciar a quienes son de izquierda por ser revolucionarios como una opción de vida, y quienes son de izquierda como alguien podría preferir las novelas de espionaje a las de ciencia-ficción, lo cual no es condenable, por supuesto; pero sirve para saber quién es quién y hasta qué consecuencias es capaz de llegar en la defensa de las ideas revolucionarias; y sobre todo, qué autoridad moral tiene para hablar de revolución.
Los Gaddafistas dicen que no pueden creerse las noticias sobre tiroteos y bombardeos contra manifestantes pacíficos. Cierto que hay desinformación sobre lo que pasó en Libia, pero principalmente por culpa de Gaddafí, que cerró internet , las redes sociales e incluso el teléfono.


Al Imperio no le gustó nada la caida de Mubarak ni la de Ben Alí, ni mucho menos le gustará la caída de las monarquías de Marruecos o de Arabia Saudí, cuando lleguen. La revuelta en Libia (admito que para poder llamarla revolución todavía le faltan organización y objetivos claros) sigue el mismo impulso que las de los otros estados árabes y obedece a las mismas condiciones objetivas: la pobreza (o la riqueza mal repartida) y el despotismo. Todas estas revueltas, incluso la de Libia, han pillado desprevenido al imperio, lo que no es obstáculo para que ahora intente minimizar los daños.

Gaddafí produce 1,7 millones de barriles de petróleo al día. Es de los que en la OPEP mantiene la posición de ajustarse estrictamente a las cuotas de producción para que no baje el precio, y podría apoyar que dejara de emplearse el dólar como referencia en el mercado petrolero. Era un aliado ideal para el presidente Chávez…hasta que la revuelta de los pueblos árabes pasó por su país.

Alma Allende y Santiago Alba, en un lúcido análisis, animan a que la izquierda latinoamericana deje de apoyar a Gaddafi. De lo contrario las consecuencias serían “romper los lazos con los movimientos populares árabes, dar legitimidad a las acusaciones contra Venezuela y Cuba y "represtigiar" el muy dañado discurso democrático imperialista”.

En otro artículo previenen contra el miedo a las conspiraciones del imperio que impide que tengamos confianza en los pueblos:

Ojalá el pueblo libio acabe con el régimen de Gadafi antes de que la intervención de los EEUU nos obligue a defender al criminal para defender a ese pueblo que se ha alzado contra él y que no aceptará ninguna intervención extranjera que le prive de su derecho a derrocarlo.
Quien atribuye la revuelta en Libia a los manejos del imperialismo en alianza con el islamismo es que no tiene confianza en los pueblos. Coincide en su análisis con la ultraderecha usamericana, que también le echan la culpa a Al-Qaeda porque tampoco conciben que el pueblo sea capaz de levantarse.

El presidente Chávez, en un gesto que le honra como persona pero no como político, dice que Gaddafí es su amigo y que sería cobarde dejar de defender a un amigo. Ciertamente a nuestros amigos se les debe de defender hasta el final, es feo traicionar a los amigos, antes hay que dar crédito a nuestros amigos que a quienes hablan mal de ellos. Pero también es un error que nuestras relaciones personales interfieran en los asuntos públicos, tanto para el funcionario más humilde como para el jefe del estado. Además el presidente Chávez no se debe sólo a la razón de estado: también tiene una responsabilidad revolucionaria con los pueblos del mundo. No hubiera promovido entonces la V Internacional (reconociendo implícitamente a la IV Internacional de los partidarios de Trotsky). El tsunami de revueltas que recorre el mundo árabe puede compararse al Caracazo del 27 de febrero de 1989. Quien defiende a Gaddafí creyéndolo revolucionario está en realidad haciéndole el juego a un Carlos Andres Pérez.



martes, 22 de febrero de 2011

Seguirle la corriente al loco

Hay acontecimientos históricos que están tan condicionados por un personaje concreto que les imprime su sello personal, que es inevitable interpretarlos no sólo en términos de ideología o de análisis objetivo de los hechos, sino también de psiquiatría. Algunos jefes de estado y muchas personas del montón padecen y han padecido a lo largo de la historia una grave enfermedad llamada paranoia o complejo de persecución: sienten que el resto de la humanidad conspira contra ellos, los espía o los persigue, aún sus más íntimos partidarios, colaboradores, cómplices, secuaces o como los queramos llamar. Ellos los lleva, independientemente de que sean de derechas, o de derechas a fuer de izquierdistas, a imponer un estado policiaco, a ejecutar cada cierto tiempo (literalmente) purgas entre los suyos, porque son los que más fácil lo tienen para derrocarlo, y a establecer un culto a la personalidad exagerado hasta los extremos de lo grotesco. Los casos más a mano que se me ocurren son Calígula, Cómodo, Heliogábalo, Hitler, Stalin, Mussolini, Ceaucescu, Mao, Kim-Il-Sung, Sadam Hussein, Franco, Trujillo, Gómez, Duvalier, Macías (cada nación debe tener su ejemplo histórico) o, por citar alguno de los que todavía viven, Gadafi. Digo todavía con bastantes reservas de que a estas horas (martes 22 de febrero de 2011 a las 1.27 a.m. GMT) sea el término más apropiado, dada la situación en Libia. ¿Algún estado del mundo se atrevería a darle asilo a semejante sátrapa a riesgo de convertirse en un paria internacional? Más le vale morir matando asediado en su palacio.

No hace falta ser ningún fino analista político para prever que dentro de pocos días será universalmente execrado por ese mundo de las relaciones diplomáticas que hasta hace poco bien le cortejaba, como lo demuestran las fotografías que ilustran este artículo.











Obama, Sarkosy, Blair, los demás dirigentes árabes, etc, por el poder que da producir 1,7 millones de barriles de petróleo diarios y servir de supuesto baluarte contra el islamismo. Los presidentes Chávez, Morales y Ortega por ganárselo como aliado en un incipiente frente antiimperialista mundial, Chávez además en la OPEP, Morales en una futura “OPEP del gas”. Todos han cortejado a ese individuo aunque en su fuero interno seguro que le detestaban profundamente. No lo condenarán en serio hasta que sea depuesto. El pueblo libio estará orgulloso de poder decir en el futuro “nadie nos ayudó a derrocar al tirano”, pero ¿No se les ha ocurrido a estos jefes de estado que esta condena hubiera salvado muchas vidas si hubiera sido hecha antes?