José Martí nos enseña que quien resiste con perseverancia acaba trinfando

TRES HEROES - José Martí

Hay hombres que viven contentos aunque vivan sin decoro. Hay otros que padecen como en agonía cuando ven que los hombres viven sin decoro a su alrededor. En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que les roban a los pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana. Esos hombres son sagrados.




Un hombre solo no vale nunca más que un pueblo entero; pero hay hombres que no se cansan, cuando su pueblo se cansa, y que se deciden a la guerra antes que los pueblos, porque no tienen que consultar a nadie más que a sí mismos, y los pueblos tienen muchos hombres, y no pueden consultarse tan pronto. Ese fue el mérito de Bolívar, que no se cansó de pelear por la libertad de Venezuela, cuando parecía que Venezuela se cansaba.



jueves, 16 de julio de 2015

El día del NO - II


"Entré eufórico en la oficina del primer ministro. Estaba viajando en una bonita nube empujada por hermosos vientos de entusiasmo público por la victoria de la democracia griega en el referéndum. En el momento en el que entré en la oficina ministerial, sentí inmediatamente un sentimiento de resignación, una atmósfera cargada negativamente. Me choqué con un aire de derrota, que era completamente opuesto con lo que estaba pasando fuera. En ese momento tuve que decirle al primer ministro: 'Si quieres usar el zumbido de la democracia que hay fuera de este edificio, puedes contar conmigo. Pero si por otro lado sientes que no puedes gestionar este majestuoso 'no' frente una proposición irracional de nuestros socios europeos, simplemente me voy a ir esta noche"



Aunque los pueblos pueden ser valientes y decir NO, nunca están a salvo de que sus líderes, sea por cobardía, por pusilanimidad, o por no estar a la altura del momento histórico, los traicionen. Tsipras ha hecho un ridículo político grandioso, porque pegó un envido sin tener triunfos, o sin atreverse a jugar el gran triunfo que tenía, que era que Grecia se saliera de la zona euro. Ahora se ha rendido de forma humillante, porque justamente la humillación era lo que buscaba el trío (Unión Europea, FMI y Banco Central Europeo). 

La derrota de Syriza es la derrota definitiva de la opción reformista. La victoria del trío es la demostración de que con el neoliberalismo es imposible pactar. Si cede, aunque fuera en lo más mínimo, se desmorona. Hay alternativas, por supuesto, pero están fuera. 

El mismo pueblo griego que llevó a Syriza al gobierno (pero por lo visto no todavía al Poder) seguirá resistiendo, como ha hecho siempre, y más pronto que tarde pondrá a otro gobierno alternativo, con Syriza o sin Syriza. Y aunque cedan los Tsipras, siempre nos quedarán los Varoufakis. 


Viene de "El día del NO"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada