José Martí nos enseña que quien resiste con perseverancia acaba trinfando

TRES HEROES - José Martí

Hay hombres que viven contentos aunque vivan sin decoro. Hay otros que padecen como en agonía cuando ven que los hombres viven sin decoro a su alrededor. En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que les roban a los pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana. Esos hombres son sagrados.




Un hombre solo no vale nunca más que un pueblo entero; pero hay hombres que no se cansan, cuando su pueblo se cansa, y que se deciden a la guerra antes que los pueblos, porque no tienen que consultar a nadie más que a sí mismos, y los pueblos tienen muchos hombres, y no pueden consultarse tan pronto. Ese fue el mérito de Bolívar, que no se cansó de pelear por la libertad de Venezuela, cuando parecía que Venezuela se cansaba.



sábado, 19 de diciembre de 2015

40 años es lo que dura una travesía del desierto

“El motivo de su estancia en el desierto tenía una finalidad: la extinción de una generación que había sido modelada por la humillación, la opresión y la fuerza, de forma que se había resignado a la desaparición de su espíritu tribal. Así pudo surgir otra generación poderosa que no conocía la imposición de leyes ni la opresión, pues no había sido tratada de manera humillante. Y se generó una nueva assabiya que les permitió mantener pretensiones y alcanzar la supremacía. Esto muestra que 40 años es el más breve espacio de tiempo que tiene que transcurrir para que una generación desaparezca y surja otra.”

Abderraman ben Jaldun; Capítulo 18 del libro II de la Introducción (Muqadima)a la Historia Universal.

40 años es un número redondo. Casualmente es el tiempo que media entre la Guerra Civil Española que comenzó en 1936 con el golpe de estado del general Franco y la transición democrática que comienza a su muerte en 1975. Casualmente es el tiempo que llevamos desde la muerte del dictador en 1975, (el 40 aniversario se celebró hace apenas un mes), y el momento presente, en que todo apunta a un nuevo cambio de régimen.

El historiador tunecino de ascendencia andaluza Abderramán ben Jaldún al Isbilí (el sevillano), nacido en 1332 y muerto en 1406, atribuye que la travesía del desierto por los israelitas a su salida de Egipto durara precisamente 40 años a que ese es el periodo de tiempo que dura una generación. Para ben Jaldún, “una tribu que ha vivido en el envilecimiento y la servidumbre es incapaz de fundar un reino”. Los israelitas que salieron de Egipto guiados por Moisés siempre habían vivido bajo esclavitud; apenas Moisés los dejó un rato solos cuando subió al Sinaí y volvieron a los viejos hábitos, simbolizados según se cuenta en el libro del Exodo en la adoración del becerro de oro. No se sentían capaces de conquistar la tierra prometida. Por eso Dios los condenó a una travesía del desierto de 40 años hasta que ninguno de los que salió de Egipto vivera ya, a fin de que quienes llegaran a la tierra de Canaan fuera por entero una generación nueva que nunca hubiera conocido la opresión.  

Por encima de conspiraciones y de traiciones, que de todo hubo, no se explican las componendas a que la oposición democrática llegó durante la transición con los restos del viejo régimen, ni la complacencia con que aceptaron al sucesor del dictador, ni el entusiasmo con que institucionalizaron al clientelismo y a la corrupción como sistema de gobierno y a toda una generación le pareció normal, más que porque se habían formado en la época de Franco “modelados por la humillación, la opresión y la fuerza”. Un compromiso era en esa época bueno porque peor era volver a otra dictadura.

El vuelco en el sistema de partidos es principalmente un cambio demográfico. Puede ocultarse la corrupción y pueden taparse sus miserias si no existe más que la TV o la prensa en papel, pero a la juventud que se ha criado con internet ya es imposible engañarla. Ya puede aparecer otra tribu que imponga una nueva hegemonía.

Abderraman ben Jaldun formuló en la muqaddima (introducción) a su Historia Universal una teoría completa sobre la naturaleza del poder y las leyes que rigen el nacimiento, ascenso, auge, decadencia y caída de los estados y de los regímenes políticos, 138 años antes que Maquiavelo. Atribuye el ciclo político a la adquisión o pérdida de assabiya, término que puede traducirse  como espíritu de tribu, conciencia de grupo, o hegemonía. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada