José Martí nos enseña que quien resiste con perseverancia acaba trinfando

TRES HEROES - José Martí

Hay hombres que viven contentos aunque vivan sin decoro. Hay otros que padecen como en agonía cuando ven que los hombres viven sin decoro a su alrededor. En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que les roban a los pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana. Esos hombres son sagrados.




Un hombre solo no vale nunca más que un pueblo entero; pero hay hombres que no se cansan, cuando su pueblo se cansa, y que se deciden a la guerra antes que los pueblos, porque no tienen que consultar a nadie más que a sí mismos, y los pueblos tienen muchos hombres, y no pueden consultarse tan pronto. Ese fue el mérito de Bolívar, que no se cansó de pelear por la libertad de Venezuela, cuando parecía que Venezuela se cansaba.



martes, 7 de junio de 2011

Qué es derecha y qué es izquierda, explicado a quienes dicen que no son ni de derechas ni de izquierdas

De nada sirve defender posiciones de izquierda (o de derecha) si la gente no sabe qué cosa es derecha ni izquierda, ni si dicen que no son ni de derechas ni de izquierda, que es políticamente lo mismo que no saber donde se tiene la mano derecha; no ya la gente común, sino incluso personas de las que se espera un poco de formación. Otros tienen formación, pero tergiversan los términos porque esperan pescar en el río revuelto de quienes no la tienen. Es la postura de algunos verdes (no de todos): subjetivamente son de derechas. En cambio los indignados de Democracia Real Ya dicen que no son de izquierdas ni de derechas (seguramente se refieren a que no son de ningún partido, ni izquierdista ni derechista), pero su programa es objetivamente de izquierdas.

En una cultura donde casi todos sean diestros, un zurdo es un personaje siniestro que te puede atacar a traición por el lado que no esperas. Se saluda con la mano derecha para demostrar que no vas armado. En las batallas de la antigüedad los combatientes mejor armados se situaban siempre a la derecha de la formación. De ahí viene que en toda celebración o acto público el lugar de honor esté tradicionalmente a la derecha del anfitrión o de quien lo presida. Cuando el rey celebraba consejo, o cuando el mencey convocaba al tagoror, los nobles y personas de valía se sentaban a su diestra, dejando la izquierda para la plebe, la chusma, el populacho. En el primer parlamento democrático que hubo, la Asamblea Nacional después de que el pueblo de París se amotinara el 14 de julio de 1789 y obligara al rey Luis XVI de Francia a reconocerla, los que seguían defendiendo los privilegios de la nobleza y del clero se sentaron naturalmente a la derecha del rey; los que defendían al tercer estado se sentaron en la izquierda. Desde entonces estar a la derecha o ser de derechas significa defender a los de arriba, a la clase que tiene privilegios y hace que trabajen para ella los otros, que cada vez es más reducida en número pero acumula cada vez más; estar a la izquierda o ser de izquierda es defender los de abajo, a la mayoría, a quien sólo tiene lo justo y ha de trabajar para quien tiene posibles. No se puede estar más que o a uno o a otro lado, ni vale quedarse en el centro, es decir en el pasillo.

Para juzgar dónde están los verdes que dicen que no son ni de derechas ni de izquierdas, sino que representan otra forma distinta de hacer frente a los problemas, hay que fijarse en su postura sobre el crecimiento económico. El verde que no se cuestione el crecimiento, y diga que basta un crecimiento “limpio” basado en energías renovables, puede ser un verde de derechas, pero no será verdaderamente ecologista. Ya Aristóteles distinguía entre crematística y economía; entre el arte de hacerse rico acumulando riqueza sin límite, y la obtención de los bienes necesarios para la vida o útiles para la familia o el estado, que constituyen lo que él llama “la verdadera riqueza”, limitada a lo suficiente para una buena vida. El capitalismo sufre graves contradicciones precisamente por su naturaleza crematística, por no poder crecer indefinidamente sin toparse con unos límites.

Los bienintencionados promotores de DRY pretenden ser únicamente personas humanas que no son ni de derechas ni de izquierdas, sino que sólo buscan el bien común:

Desde aquí hacemos un esfuerzo más, un esfuerzo por demostraros que no somos antisistemas radicales, ni de derechas, ni de izquierdas, ni ateos, ni cristianos, ni musulmanes, ni homosexuales, ni heterosexuales, ni negros, ni blancos... somos personas, y como tal queremos que se nos trate, como tal queremos que a ti también se te trate.
Pero digan lo que digan, su programa es de izquierdas. ¿Cómo no va a ser de izquierdas el reparto del trabajo fomentando las reducciones de jornada y la conciliación laboral hasta acabar con el desempleo estructural (es decir, hasta que el desempleo descienda por debajo del 5%); la jubilación a los 65 y ningún aumento de la edad de jubilación hasta acabar con el desempleo juvenl; la imposibilidad de despidos colectivos o por causas objetivas en las grandes empresas mientras haya beneficios ,y la fiscalización a las grandes empresas para asegurar que no cubren con trabajadores temporales empleos que podrían ser fijo; la expropiación por el Estado de las viviendas construidas en stock que no se han vendido para colocarlas en el mercado en régimen de alquiler protegidos; que se permita la dación en pago de las viviendas para cancelar las hipotecas; la contratación de personal sanitario hasta acabar con las listas de espera; la contratación de profesorado para garantizar la ratio de alumnos por aula, los grupos de desdoble y los grupos de apoyo; el restablecimiento de los trenes que se están sustituyendo por el AVE con los precios originarios; la prohibición de cualquier tipo de rescate o inyección de capital a entidades bancarias: aquellas entidades en dificultades deben quebrar o ser nacionalizadas para constituir una banca pública bajo control social; la elevación de los impuestos a la banca de manera directamente proporcional al gasto social ocasionado por la crisis generada por su mala gestión; la evolución a las arcas públicas por parte de los bancos de todo capital público aportado; la prohibición de inversión de bancos españoles en paraísos fiscales; la regulación de sanciones a los movimientos especulativos y a la mala praxis bancaria; el aumento del tipo impositivo a las grandes fortunas y entidades bancarias; la eliminación de las SICAV; la recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio; el control real y efectivo del fraude fiscal y de la fuga de capitales a paraísos fiscales; la promoción a nivel internacional de la adopción de una tasa a las transacciones internacionales (tasa Tobin); los referéndas obligatorios para toda introducción de medidas dictadas desde la Unión Europe; o la reducción del gasto militar?.

Cierto es que a algunos dirigentes de lo que tradicionalmente se conoce como izquierda este movimiento les pilló con el paso cambiado, o se han cabreado porque no se dignaron avisarles (a ellos que tanto la esperaban) de que la revolución por fin había comenzado, o porque no les han dejado llevar sus queridas y viejas banderas, o porque algún votito que supuestamente era para ellos se quedó en nulo. Pero aunque este programa no es el socialismo ni la República ni mucho menos, es completamente inasumible para el PSOE, para el PP, para Coalición Canaria, para los mercados, para el FMI, para el Banco de España, para el Banco Central Europeo, para la CEOE, ni para nadie que se considere destinado, por su alcurnia o medios, a sentarse en los puestos de honor a la diestra del rey. Es por eso un buen programa para unificar en torno suyo a todas las izquierdas del Estado.



En cambio los portavoces de la reacción tienen clarísimo desde el primer momento que este movimiento “ni espontáneo ni plural, la izquierda más radical” debe ser erradicado:

Uno de los fenómenos más repetitivos y desgraciados de nuestra Historia es cuando la buena gente resulta engañada por grupos radicales, que les hacen creer que son demócratas y desean el bien del pueblo. Cuando estos radicales han triunfado, han llevado a España a la ruina o a la Guerra Civil. Mucho peor aún es el caso de personas que, sirviendo de tontos útiles y sin molestarse en comprobar el origen real de las cosas y mucho menos de comprobar in situ la realidad, describen en los medios estos movimientos con una aureola romántica e incluso heroica, más propia de plumas mercenarias que de personas sensatas.
A algunos que se pasaron por la Puerta del Sol les parece que “la ocupación de Sol empieza a parecerse a una pequeña república sí, pero de las de estilo soviético”.

Cierto energúmeno pide incluso mano dura para acabar con estos delincuentes

La situación puede resumirse en los últimos episodios: unos miles de descerebrados desafían la ley y el Gobierno se hace cómplice de ellos. ¿Y cómo podría ser de otro modo si el responsable del orden público es mucho más delincuente que los descerebrados, como colaborador y chivato de la ETA, portavoz del GAL y primer transgresor de la llamada jornada de reflexión? Repito lo de siempre: o la democracia acaba con estos delincuentes o estos delincuentes acaban con la democracia.
Ciertamente que el indignado que dijo que la cuestión no era estar a la derecha o a la izquierda, sino arriba o abajo, formuló probáblemente sin proponérselo la definición más clara de lo que es derecha e izquierda.


3 comentarios:

  1. Exelente!, soy Colombiano, pero comparto todo lo que escribiste, muchas gracias, me gustó leer tu articulo, y más cuando se promueven ideas falsas sobre lo que es izquierda, centro o derecha. Porque la derecha tiene la mayoria de medios de comuniccaión a su servicio.

    ResponderEliminar
  2. Soy Venezolana, Lo importante es un gobierno honesto, respetuoso, justo, con valores, con capacidad para gobernar, sin importar si es de la izquierda o de la derecha, que sea inteligente y buen negociante con todos los paises, para poder tener una vision de desarrollo social, economico,politico, y ambiental para el bien de todos.

    ResponderEliminar
  3. Qué es Socialismo? Sinceramente es una teoría que como bien su nombre indica garantiza el bien social. Pero en la situación que está Canarias primero hay que Descolonizar.

    Qué es Descolonización? Definir Descolonización es muy complejo y nos podría llevar un tomo de 1000 páginas mínimo. Pero centrándonos en lo que estamos hablando definiremos sutilmente qué es la Descolonización.

    Tanto el Socialismo como cualquier tendencia política sea de izquierdas o de derechas, está constituida siempre por unos líderes y unas jerarquías y lo que está claro es ver como una élite económica o políticamente más instruida y más experimentada se ofrecen como guías solidarias para después imponerse como jefes y someter a las masas a otra forma de opresión del hombre por el hombre. En el sistema en el que vivimos tiene que haber un proletariado para que el burgués viva bien; nadie nace rico de cuna, el que tiene o ha tenido es porque ha robado con trapiches o ha explotado al humano (por ejemplo los caciques). No creo en las derechas ni en las izquierdas porque en ambos se requiere jerarquías, explotación y sumisión (venderse a cambio de algo) para poder sobrevivir. Hay que acabar con los dirigentes y los dirigidos, si los reyes, príncipes y princesas es cosa de cuentos de hadas, imagínese los líderes y las jerarquías, todo esos roles e iconos políticos y sociales muy impuestos en el siglo XX por el sistema Liberal, tienen que cambiar. Nadie es más que nadie y para comer todos tenemos que trabajar. Como decía Mahatma Gandhi Todo el que come sin trabajar es un ladrón.

    El pueblo es suficientemente soberano para debatirse en Asamblea; una asamblea convocada oficialmente con su orden del día y llevada a cabo en cualquier patio o casa particular tiene tanto valor como un pleno en un ayuntamiento o parlamento; tenemos que confiar en la capacidad de iniciativa popular y en la espontaneidad de las masas. El pueblo unido es el único protagonista de la revolución. Tenemos que reemplazar las formaciones estatales y opresoras por la libre federación de comunidades o cooperativas; organizar la sociedad y la propiedad colectiva y social por la vía de la libre asociación en donde tod@s seamos reconocidos por igual y en donde nadie es más que nadie negándonos a cualquier tipo de autoridad. Esto significa DESCOLONIZACIÓN.

    Pues actualmente vemos como las 3/4 partes del planeta que fue conquistada y colonizada por Europa, a pesar de que consiguieron su independencia siguen colonizadas al Gran Imperio sometiéndose a todo lo que esta imponga; ahí vemos como la India uno de los países más contaminados del planeta sigue sometido a la Gran Bretaña. En Latino America parece que desde hace pocos años se empieza a poner en práctica la teoría de la descolonización, en países como Bolivia y Ecuador pero el tiempo lo dirá. Si la descolonización se enseña y ejecuta efectivamente se prolongará para siempre ahí y en el resto del planeta sometido y colonizado; si hay trampas y las cosas no se hacen dignamente bien, , porque la palabra DESCOLONIZACIÓN implica hacer las cosas dignamente bien, después llegará un dictador de izquierdas o de derechas, porque muchas dictaduras de derechas empezaron siendo de izquierdas.



    Fayna Corujo

    ResponderEliminar