José Martí nos enseña que quien resiste con perseverancia acaba trinfando

TRES HEROES - José Martí

Hay hombres que viven contentos aunque vivan sin decoro. Hay otros que padecen como en agonía cuando ven que los hombres viven sin decoro a su alrededor. En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que les roban a los pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana. Esos hombres son sagrados.




Un hombre solo no vale nunca más que un pueblo entero; pero hay hombres que no se cansan, cuando su pueblo se cansa, y que se deciden a la guerra antes que los pueblos, porque no tienen que consultar a nadie más que a sí mismos, y los pueblos tienen muchos hombres, y no pueden consultarse tan pronto. Ese fue el mérito de Bolívar, que no se cansó de pelear por la libertad de Venezuela, cuando parecía que Venezuela se cansaba.



martes, 19 de julio de 2016

La Estrategia del Ajedrez y la Estrategia del Go- y III






Pablo Iglesias reconoce que este excepcional episodio de guerra de movimientos finaliza, y comienza la guerra de posiciones. Han sido dos años intensos en que hemos vivido tiempos interesantes, en que hubo gente reunida en las plazas hablando sobre cómo empoderar al pueblo; en que nos movilizamos viejas y nuevas camaradas junto a inevitablemente "masas con los prejuicios más salvajes, con los objetivos de lucha más confusos y fantásticos, grupitos que tomaron dinero japonés, especuladores y aventureros..."; en que parecía que se podía tomar el cielo por asalto. 

La estrategia del Ajedrez, como más apropiada para asaltar el cielo y darle jaque mate a un rey enemigo desprevenido y con las defensas ocasionalmente flojas en unas pocas jugadas magistrales, toca a su fin. Cierto es que, incluso como estrategia del Ajedrez, la campaña de Unidos Podemos tuvo fallos graves. Incluso la más poderosa de las reinas necesita una barrera de peones que le cubra a su rey, y no puede dar jaque mate sola sin que la apoyen algunas piezas menores: torres, caballos o alfiles. No puede ganar las elecciones un partido que hace su campaña marginando a sus aliados o a una parte de sus candidatos, o desmoviliza a sus bases imponiendo candidatos del aparato sin contar con ellas más que formalmente.

Ahora hay que jugar al Go. Hay que ocupar más espacio que el adversario. Hay que volver a las plazas. Hay que comerle el terreno, infiltrándose en sus instituciones y restándole apoyos hasta dejarlo sin base, ganando la complicidad de sectores cada vez más amplios. 

Tenemos una dificultad añadida: algunas piezas han creado un aparato centralista y centralizado que, por su propia naturaleza aparatista, hará todo lo posible por autoperpetuarse, imponiendo la vieja forma de hacer política. 

Tenemos por el contrario la ventaja de que la situación general ha cambiado. El sistema no ha caído todavía, pero se ha abierto brecha en las murallas y se ha penetrado en el interior de la fortaleza. Nada es igual ahora que hace dos años. 


Vease:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada